Review AMD Radeon VII

22 Mar 2019

El lanzamiento de AMD causó mucha intriga en el mundo gamer hace unos meses, con un toque de nerviosismo y algo de suspenso se hacía anuncio de su nueva tarjeta gráfica apuntando a la gama alta, algo que el gigante rojo no hacía hace ya un par de años. No han sido años fáciles para AMD pues tener que abarcar mercados de escritorio en procesadores y tarjetas gráficas no es fácil para nadie y que una sola empresa haga frente en ambos es algo duro de mantener en el tiempo. Si bien gracias a Ryzen han recuperado parte del mercado y forzado a su competencia a dar no solo uno, si no varios pasos adelante en término de precios y prestaciones, este nuevo proceso de manufacturación y prestaciones espera hacer lo mismo en el mercado de tarjetas gráficas.

Para hablar un poco sobre el marco teórico sin entrar en los interminables textos y descripciones técnicas:

¿Qué tiene de diferente Vega VII respecto a sus antecesores? En realidad la diferencia es poca pero realmente notable. Es la primera tarjeta gráfica del mercado en ser construida en 7nm, esto significa que el núcleo es de menor tamaño, consume (en teoría) menos y genera menos calor. Gracias a estos avances AMD decidió incorporar 2 memorias HBM extras a las 2 ya existentes en Vega 56 y Vega 64 permitiendo así un total de 16GB de memoria y 1TB/s de ancho de banda. También, Radeon VII cuenta con 4 unidades de cómputo menos que Vega 64 y 3840 Shaders o Stream processors. En especificaciones podríamos resumir que tiene menos cualidades técnicas que Vega 64, pero en un proceso de manufacturación menor que permite sumar otras características.

Otro detalle importante es como se interpreta las temperaturas del núcleo en esta vga. En el panel de AMD, dirigiéndonos a Juegos y configuración global obtendremos acceso a Wattman como podrán ver en la captura de pantalla:

El Junction Temperature es la medición del núcleo junto a las memorias HBM. Por lo cual vendría siendo lo mismo que la temperatura del núcleo o Core, si bien en teoría es lo mismo que un “die” común o “normal”, existen 64 sensores puestos alrededor del Die y las memorias HBM para una medición más exacta, permitiendo que la curva de temperatura sea controlada de una manera más precisa.

Esta tarjeta gráfica tiene alrededor de 2 meses desde los primeros reviews y lanzamiento al mercado, es por eso que como equipo de trabajo decidimos realizar menos pruebas sintéticas y enfocarnos en experiencias de uso. De seguro los drivers estarán más maduros así como las actualizaciones de los juegos que permitan mayor compatibilidad, en base a esto y más allá de los números de benchmarks o pruebas sintéticas y de las especificaciones técnicas queremos transmitirle al usuario nuestra propia experiencia como si fuésemos dueños de una Radeon VII.

Hardware:

AMD Ryzen 2700x @ 4200MHz

Asus ROG Strix X470-F Gaming

Team Group 3600Mhz @ 3400MHz CAS16 2x8GB

Kingston SSDNow UV400 500GB

Thermaltake Toughpower Grand RGB 750W 80 Plus Gold

AMD Radeon VII

EVGA GTX 1080Ti FE.

 

Software:

3DMark: Time Spy – Fire Strike

F1 2018

Shadow of the Tomb Raider

FarCry 5

Apex

MSI Afterburner

¿Cómo correremos las pruebas?

En el caso de las pruebas sintéticas, se correrán tres veces y se tomarán un promedio de los puntajes y cuadros por segundo.

El monitor soporta oficialmente Free Sync y gracias a la actualización de drivers, también soporta de forma nativa GSync por lo que todas las pruebas serán ejecutadas con ambas opciones marcadas.

En la contraparte de juegos, correremos los benchmarks incluídos en F1 2018, Shadow of the Tomb Raider y FarCry5 en primera instancia, para posteriormente realizar pruebas reales, es decir, sus horas de gameplay en los títulos ya mencionados.

Para Apex se utilizó MSI Afterburner para medir ms de respuesta, FPS máximos y mínimos así obteniendo un promedio que tomaremos de los datos entregados por el programa.

En las primeras pruebas sintéticas en base a DX12 podemos observar como la competencia y ya “antigua” 1080Ti sigue dominando al menos con un margen considerable, no hay mucho que agregar.

Todos los juegos serán configurados en Ultra High o Ultra según el título, todos los Filtros al máximo (ya sea TSAA o MSAA)

La diferencia en FPS es menor, considerando que son pruebas sintéticas la nueva Radeon estaría ubicada entre la RTX 2070 y la RTX 2080.

En Fire Strike, que es una prueba basada en DX11 y la diferencia es aún menor. Como se puede apreciar en los siguientes gráficos, en algunas pruebas la nueva Radeon VII está por delante de su contraparte verde. Si bien la GTX 1080Ti tiene años en el mercado, sigue siendo considerada tope gama.

En este juego decidimos hacer algo distinto. Es normal que por temas de tiempo y de NDA los reviews tengan poco tiempo de preparación y normalmente se basen en benchmarks ingame o sintéticos. En este caso decidimos jugar, ¡SÍ!, jugamos y capturamos videos, datos desde MSI Afterburner y los anotamos en nuestro cuaderno para posteriormente traer estos gráficos. Ocupamos el benchmark incorporado en el juego escogiendo distintos circuitos, como Australia, Bélgica, Mónaco. Tres ambientes con distinto entorno, algo más real que correr el mismo benchmark en el mismo escenario, ¿o no?

El resultado da como vencedor por un margen menor a la nueva tarjeta de AMD, algo sorprendente para ser honesto, en cuanto a la jugabilidad podemos decir con toda seguridad que no notamos nada raro, nada anormal y que la calidad de FPS fue estable, sin sentir ningún lag, stuttering o flickering.

En Shadow of the Tomb Raider es el mismo escenario en cuanto a la jugabilidad o gameplay, no se sienten lags, stutterings o alguna anomalía que no nos permita disfrutar del juego, en este caso Nvidia tiene la delantera por un margen menor.

Con FarCry 5 las cosas cambian un poco. Tanto en los benchmarks como en el gameplay se nota algo distinto respecto a los dos juegos anteriores y respecto a los bench’s sintéticos, la mala mezcla de stuttering y flickering pueden ser percibidas aunque sean muy a lo lejos no solo eso, si no que la diferencia que su contrincante tiene a favor es más notoria, casi 10 fps de diferencia en promedio, aún así sigue rindiendo sobre los 100 fps.

Acá las cosas cambian un poco, Apex es por ahora el rey del Battle Royal, tiene el título bien merecido gracias a mejoras e implementaciones que otros juegos del mismo estilo no habían presentado, el juego no tiene un benchmark incluido además de estar capeado a 144 fps, por lo que la mejor prueba fue jugar durante horas y tener los resultados claros.

Lamentablemente a pesar de que presentó mejores números tanto en los “ms” de respuesta in-game así como los FPS mínimos, la jugabilidad se vio saturada por flickerings y stuttering, realmente molesto a ratos  y según nuestra experiencia es 100% relacionado a un tema de drivers y soporte. Los datos de ms de repuesta nunca fueron anómalos lo mismo que los cuadros por segundo, pero la sensación de fluidez incluso con Free Sync activado y verificado de nuestra parte simplemente fueron inferiores respecto a la GTX 1080Ti.

Si bien es un título en el cual apreciamos esto, a través de los años (y de nuestra experiencia desde al año 2009 realizando reviews) en la cual AMD siempre presentó alguno que otro problemas con los drivers de forma general, problemas en los paneles de control, stutter o flickering en este caso ha sido más puntual y solo se presentó en un juego relativamente nuevo con una tarjeta gráfica que seguirá teniendo soporte en el corto y mediano plazo, por lo cual la duda quedará ahí, quizás tendremos el gusto de manipular nuevamente este producto y realizar algunas pruebas de nuevo también notamos en en reiteradas ocasiones Wattman (panel de control de AMD donde controlamos RPM’s y monitoreamos a la Radeon VII) presentaba problemas con el control de revoluciones de los ventiladores y la curva de esta, reinstalamos drivers pero el problema persistió a pesar de que nunca superó los 103° en el Junction

Es por esto, que decidimos realizar otro tipo de prueba: Tomamos la targeta gráfica y la instalamos en otra configuración similar a la de la plataforma que se utilizó para el review, esta vez para darle un uso más extenso tanto de escritorio como de juegos.

La plataforma consiste en:

2600x @ 4.1GHz (1.31v stock cooler).
Asrock X370 Killer SLI/ac
Corsair Vengeance 3000MHz cas15 2x8GB
Crucial MX300 525GB M.2
EVGA 750w Bronce

Jugamos DMC5, F1 2018, Apex y Shadow of the Tomb Raider. Uso diario visitando páginas tecnológicas y viendo videos en Youtube.

En DMC5 se puede apreciar algunos peaks en los ms de respuesta, eso se debe a los escenas que hay en el propio juego como diálogos o parte de la historia. El resto del gráfico entre medio de esos peaks es como rinde la tarjeta gráfica ingame.

En la última entrega de Tomb Raider la tarjeta no presentó anomalías, la jugabilidad realmente es notable y la calidad gráfica con la que se puede jugar (todo configurado en Ultra) da para disfrutar a concho esta entrega.

Conclusiones:

Años pasaron para que AMD pusiera en el mercado una tarjeta gráfica que realmente fuese considerada como entusiasta, como “high end”, que rindiera como tal y que por supuesto, costara como tal no han sido años fáciles en este segmento del gigante verde (o gigante rojo en el caso de gráficas), año tras año han tenido que lidiar con Nvidia que no ha disminuido su ritmo en cuanto a optimización e innovación y así, la competencia es aún más difícil.

Sin embargo, el tiempo parece dar la razón y AMD se ha mantenido vigente en el mercado gráfico, los modelos RX 570, RX 580 y en parte la “nueva” RX 590 dominan el segmento medio por costo/rendimiento y eso tiene un valor, ahora que AMD se siente algo más cómodo decidieron implementar los 7nm en una tarjeta gráfica, mejorando lo que habían hecho con Vega 56 y Vega 64 recordando que es un producto y tecnología totalmente innovador, ningún fabricante jamás se atrevió a hacer esto: incluir die gráfico y memorias en el mismo chip.

Mérito hay y más aún con una segunda versión que muestra mejoras sustanciales respeto a su antecesor.

La ayuda de nuevas tecnologías implementadas por AMD y Nvidia, hablamos de FreeSync y GSync respectivamente, ha mejorado notablemente la experiencia en juegos en donde el flickering, stuttering o micro lags son cada vez menos perceptibles al momento de jugar, uno de los puntos que se puede destacar de AMD claramente ha sido la implementación de tecnologías a un costo menor, esto es transversal a nivel de empresa dado que nos hemos visto como usuarios y consumidores, beneficiados en ambos frentes, procesadores y tarjetas gráficas.

La tarjeta rinde excepcional, y debemos recordarle a ustedes estimados lectores, que nuestras percepciones y las de cualquier review o reviewer a nivel mundial son personales y en cierta forma, únicas, a medida que corríamos las pruebas reales, más allá de las sintéticas, dedicándole horas de juego reales podemos decir que AMD a dado un salto considerable, compite a la par con una tarjeta de la competencia que tiene 3 años en el mercado, aún sigue siendo de gama alta o entusiasta. Actualmente puedes disfrutar de cualquier juego a una resolución Full HD, con todos los filtros y la ayuda de FreeSync, podemos disfrutar sobre los 100fps en la gran mayoría de los títulos hoy por hoy con detalles en Ultra o configurado todo al máximo, ¡sin miedo ni asco!.

Es algo complicado aún de entender y de manipular el tema de las temperaturas, no hay un “Gpu Temp” o “Core Temp” en donde podamos centrar nuestra atención y claramente el TJunction funciona a mayores grados que su contra parte verde, que puede rondar desde los 60 hasta los 80 grados celcius aproximadamente. Por lo que para un usuario novato o incluso para un usuario avanzado, puede ser confuso mas aún cuando no existe una explicación clara y que venga de primera mano como esperaríamos de AMD.

En un juego puntual, como lo es Apex si se presentaron stuttering o flickering pero ser tan certeros para decir que es un problema de controladores o de AMD no podemos estar, es un juego relativamente nuevo y el soporte a medida que el tiempo transcurra nos dirá efectivamente si es un caso aislado o es un tema relacionado directamente a la tarjeta gráfica.

Quedan más pruebas, llegó a nuestro banco de pruebas una tarjeta de la competencia que apuntan al mismo segmento de precio y rendimiento y la cual probaremos mano a mano en resoluciones 4K para ver cual será la mejor opción.

 

 

Contenido Relacionado

Síguenos en Facebook

Síguenos en Redes Sociales

Compra y Vende Hardware

Compraventa de hardware Tecnius

Comentarios Recientes