Review Intel Core i5-8600K

06 Nov 2017

Ha llegado la octava generación de procesadores Intel “Coffee Lake” a Tecnius de forma exclusiva. Visita nuestro review a continuación!

Introducción

Cuando AMD lanzó su línea de procesadores Ryzen para equipos de escritorio a principios de 2017 fue una verdadera revolución, ya que desde el lanzamiento de los procesadores Core originales de Intel no había habido un aumento en la cantidad de núcleos. Es cierto que las plataformas entusiastas tenían disponibilidad de procesadores Core i7 de 6 núcleos y era posible instalar procesadores Xeon en placas X99 para tener una mayor cantidad de núcleos pero lo caro de la plataforma y procesadores hacía sumamente costoso para un entusiasta de la tecnología poder tener más de cuatro núcleos reales en un equipo Intel de consumo.

Los modelos AMD de 4, 6 y 8 núcleos a precios considerablemente más bajos que Intel con un rendimiento prácticamente igual forzaron al gigante azul a lanzar procesadores con más núcleos una vez que la gente vio que no era una limitante tecnológica sino que simplemente la falta de competencia lo que tenía a Intel durmiendo en los laureles, por lo que junto a lanzar procesadores i5, i7 e i9 en la plataforma X299 de alto desempeño también renovaron sus procesadores i3, i5 e i7 con opciones de 4, 6 y 6 núcleos más 12 hilos de proceso respectivamente.

El mayor inconveniente de este lanzamiento fue que los usuarios se verán obligados a actualizar no solamente el procesador (que utiliza el mismo socket 1151 que los procesadores de sexta y séptima generación), también deben actualizar la placa madre por una con chipset Z370 en donde algunos pines cambiaron sus funciones y se habilitaron pines sin uso para entregar la energía y ancho de banda suficientes, algo que tiene a muchos usuarios frustrados considerando que de sexta a séptima generación el update dependía de una actualización de BIOS nada más.

A la fecha de hoy es posible encontrar el Core i5-8600K a partir de los CLP $240.000 en tiendas especializadas, compitiendo directamente con el Ryzen 7 1700 y Core i7-7700 (no K).

Especificaciones técnicas Intel Core i5-8600K

  • Núcleos físicos: 6
  • Núcleos lógicos: 6
  • Velocidad base: 3.3 GHz
  • Velocidad máxima: 4.3 GHz
  • Caché: 9MB
  • Soporte máximo de memorias: Dual Channel DDR4 2.666 MHz
  • Gráficos integrados: Intel UHD 630 (equivalente a HD 630)
  • Canales PCIe: 16

Más especificaciones en la página del fabricante.

Plataforma de pruebas y Metodología

Software

  • 3DMark
  • PCMark 10
  • VRMark
  • GeekBench
  • AIDA 64
  • wPrime
  • Super Pi
  • X.265
  • Cinebench R15
  • Ashes of the Singularity
  • Rise of the Tomb Raider
  • Gears of War 4
  • Metro Last Light Redux

Todas las pruebas fueron ejecutadas tres veces y promediadas para luego obtener un valor final el cual utilizamos para graficar los resultados. Agradecimientos a ASUS Chile y PC Factory por facilitarnos el hardware para la realización de este review.

Benchmarks

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como se puede apreciar en los gráficos, el Core i5-8600K ofrece un desempeño sustancialmente mayor en aplicaciones que saben paralelizar la carga de trabajo, superando al i7-7740X (equivalente a un 7700K) y también al Ryzen en configuraciones por defecto, pero si hablamos de juegos son pocos los títulos que realmente apreciarán los núcleos adicionales, una buena noticia para quienes cuentan con procesadores i7 de cuarta a séptima generación y pensaban realizar el upgrade en caso de tener una ventaja real a la hora de jugar.

Experiencia de uso

Sin duda alguna, como revisores de HW y usuarios finales, el tener un CPU de seis núcleos en nuestras manos para la plataforma 115X (mainstream) es un hito importante, aunque Intel debió haberlo implementado hace un tiempo. Hay algunas situaciones en las que contar con un procesador de estas características es algo necesario. Ya no es tan común que la gente sólo juegue, sino que también hace otras actividades como streaming de lo que juegan o encoding de vídeos con Handbrake en segundo plano.

Si bien no hay grandes cambias en cuanto al uso normal del procesador en el escritorio o programas que se encarguen del procesamiento de texto o imágenes, si usamos varios de estas aplicaciones al mismo tiempo y además se realiza alguna tarea pesada, notaremos que el computador irá un poco más fluido, mejorando así la calidad del uso en ese momento. En juegos y los benchmarks no se notó una gran mejora, quizás solamente por las frecuencias cuando se activaba el Turbo Boost 2.0, pero nada que un buen Overclock (suave) no pudiera haber resuelto.

Ante todo, se agradece que ahora los i5 vengan en formato de seis núcleos, ya que sin duda serán de gran ayuda considerando que próximamente habrán títulos que soportarán dichas características. Respecto a un 7700K o 7740X casi no hubo una diferencia que fuera notoria si sólo nos enfocamos en Gaming. Lo que sí, hay situaciones bien específicas donde el uso de una tarjeta de vídeo potente (como lo es la 1080 Ti) con uno de estos procesadores al ejecutar juegos en 1080P podría tener cierto grado de “cuello de botella” más que nada por los núcleos más aun si el juego tiene cierta dependencia sobre el CPU. Con los procesadores Coffee Lake esto no es tan común, aparte que el Overclocking en caso de que fuera necesario realizarlo es sencillo e intuitivo si ya se ha hacho al menos una vez con anterioridad

Overclocking

El Core i5-8600K logró alcanzar fácilmente los 5 GHz sin poner en riesgo el hardware, siempre y cuando tengamos una placa madre a la altura como la ASUS ROG Z370-H que utilizamos para este review. Un punto fuerte de Intel sobre AMD es que no tuvo que sacrificar capacidad y poder de overclock a cambio de más núcleos. Al procesador no se le hizo delid  y pese a los malos comentarios respecto a sus altas temperaturas, no se vio esa realidad en la plataforma de pruebas. En reposo las temperaturas estaban en 28-30°C. Con carga ligera o algunos juegos se llegaba a 45-51°C y ya en pruebas más exigentes se estaba bordeando los 60°C, temperaturas más que razonables. Bajo pruebas de OC como la antes vista, las temperaturas si bien se elevaron, fueron proporcionales al aumento de voltaje y frecuencias las que llegaron a los 68-71°C.

Cabe mencionar que algunos 7700K por defecto (tal como vienen de fábrica) sin mover sus parámetros de rendimiento en BIOS, alcanzan los 70°C o más con facilidad y de esta forma es mucho más imperativo considerar un delid para mitigar esta alza desmesurada de temperatura.

 

 

 

 

 

 

 

 

Estabilizado a 5 GHz estamos ante un excelente procesador para quienes necesitan aprovechar los seis núcleos en trabajo y multitarea pero no quieren sacrificar capacidad en juegos a la hora de entretenerse y relajarse. Bajo esta configuración es muy difícil encontrar escenarios que puedan resultar en un cuello de botella del procesador, salvo se usen resoluciones más bajas a 1080P (como 720P o la clásica 800×600) al utilizar una tarjeta de vídeo de alto rendimiento como lo es la VEGA 64, 1080 Ti, etc

Conclusión

En base a todo lo anterior, se considera que el i5 8600K ofrece un desempeño superior y conveniente respecto a la generación anterior teniendo en cuenta que los precios de mercado son muy similares respecto a cuando se estrenó el 6600K. Esto sin duda es algo valorado y puede significar que un grupo importante de personas que aun permanecen en plataformas de primera, segunda, tercera o cuarta generación piensen en una actualización a corto plazo debido a la mejora de IPC, núcleos extra y desempeño bajo Overclock.

En cuanto a la competencia, se puede encontrar el Eyzen 7 1700 a un precio muy similar al 8600K, peroe ste último tiene la ventaja en juegos debido a su frecuencia. Puede quedar un poco si sólo lo usamos para multi tarea, pero está mejor preparado para ese tipo de escenario respecto al 6700K, 7700K o 7740X.

Para algunos usuarios amantes del multi-GPU puede que les parezca decepcionante que sólo se cuenten con 20 lanes PCI-E 3.0, pero esta característica casi no ha cambiado desde la implementación de los i7 de primera generación. Usando sólo una GPU, esta correrá a 16x/16x, pero dos lo harán a 8x/8x, que significa una baja de rendimiento mínima en casos reales, pero que puede significar algo determinante para los más exigentes.

Agradecimientos a ASUS Chile y PC Factory por facilitarnos el hardware para la realización de este review.

Contenido Relacionado

Síguenos en Facebook

Síguenos en Redes Sociales

Compra y Vende Hardware

Compraventa de hardware Tecnius

Comentarios Recientes