Review Core i9-7900X

02 Nov 2017

10 núcleos y 20 hilos de proceso por USD $969 es la apuesta de Intel para competir contra Threadripper y mantenerse relevante en el segmento de workstations. Será suficiente o Intel llegó tarde esta ronda? Entérate a continuación.

Introducción

Lo que para todos era un chiste hace unos meses se transformó en realidad cuando Intel anunció el lanzamiento de sus nuevos procesadores Core i9 para competir contra Threadripper de AMD y darle un motivo de actualización a todos quienes desearan migrar a la plataforma X299 de Intel.

Con procesadores desde los 4 hasta los 18 núcleos versus los 8-16 que ofrece AMD en Threadripper y la posibilidad de hacer un upgrade progresivo de procesador para que la inversión inicial no sea tan alta son algunos de los puntos fuertes de Intel, mientras que la plataforma X399 de AMD (socket TR4) ofrece una mayor cantidad de canales (64 en AMD versus hasta 44 en Intel según el procesador) poniendo en aprietos a Intel para entregar un producto estrella.

En el mercado chileno el Core i9-7900X desde los CLP $820.000 (USD $1290), por lo que el precio neto es bastante aterrizado al mercado estadounidense si descontamos los impuestos locales. A esto hay que sumarle el costo de una placa madre X299 (idealmente CLP $270.000 en adelante para esta plataforma) por lo que el costo de armar una máquina con este procesador el bastante elevado versus AMD.

Especificaciones Core i9-7900X

  • Núcleos físicos: 10
  • Núcleos lógicos: 20
  • Arquitectura: Skylake
  • Velocidad base: 3.3 GHz
  • Velocidad turbo: 4.5 GHz
  • Caché: 13.75 MB
  • TDP: 140W
  • Soporte máximo de memorias: Quad Channel, 2.666 MHz
  • Gráficos integrados: No
  • Canales PCIe: 44

Más especificaciones en la página del fabricante.

Plataforma de pruebas y Metodología

Software

  • 3DMark
  • PCMark 10
  • VRMark
  • GeekBench
  • AIDA 64
  • wPrime
  • Super Pi
  • X.265
  • Cinebench R15
  • Ashes of the Singularity
  • Rise of the Tomb Raider
  • Gears of War 4
  • Metro Last Light Redux

Todas las pruebas fueron ejecutadas tres veces y promediadas para luego obtener un valor promedio el cual utilizamos para graficar los resultados.

Benchmarks

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como se puede apreciar en los resultados de las pruebas en la mayoría de las aplicaciones que no tienen altos grados de paralelización las diferencias entre el Core i9-7900X y el Core i7-7740X/7700K son prácticamente inexistentes, mientras que en comparación con Ryzen tenemos un desempeño stock mucho mejor en Intel aunque AMD aumenta drásticamente su rendimiento al utilizar memorias a velocidades más altas.

Experiencia de uso

Por defecto el equipo se nota muy similar a si se estuviera utilizando un i5/i7 de plataforma mainstream (115X), pero a la hora de ejecutar aplicaciones que aprovechen la totalidad de núcleos y sub procesos, el 7900X brilla demorando bastante menos que sus pares. Pruebas de encodeo/render o multi tarea son sencillas para este monstruo de 10 núcleos. Juegos por si solos no son especialmente el área para la cual fue diseñado un CPU de este tipo, pero si a una experiencia Gaming le sumamos streaming en tiempo real y encodeo de vídeos en Handbrake (u otro software) el 7900X o algún CPU similar hará menos cuello de botella que procesadores de 4 o menos núcleos debido a que estos se quedarán cortos de recursos y tendrán que dividir su fuerza de trabajo en varias funciones de alta carga. Al momento que en un juego la utilización del CPU llega al 100% estamos en problemas y debemos aumentar la frecuencia de este o cambiarlo por uno de más núcleos. Básicamente esta es la apuesta de Intel al incorporar al mercado procesadores de este tipo, siendo el 7900X el más pequeño de la línea i9, asún siendo un procesador potente y de altas prestaciones comparado con las líneas i3/i5 e i7.

Debido a los ahorros de energía y a la baja frecuencia base, algunas veces el equipo puede notarse un poco lento, pero sin llegar a ser molesto (salvo para los más exigentes). En cuanto a las temperaturas, estas son más altas, pero era de esperarse considerando la  precaria solución térmica por parte de Intel, donde es imperativo que los usuarios finales hagan Delid por sus propios medios para mitigar estos defectos.

Overclocking

Se logró un OC estable a 4400 MHz en el CPU para todos los núcleos y de 3000 MHz para el Mesh (Caché en X299 para CPUs Skylake-X) lo que conformará la base para las respectivas pruebas de esta plataforma. Estos procesadores son muy sensibles a las alzas o modificaciones de voltaje por lo que es necesario buscar un valor adecuado para que las temperaturas no se disparen. Fueron suficientes 1.175v  y 1.28v para poder estabilizar la frecuencia de CPU y Mesh respectivamente (CPU-Z muestra voltaje Mesh solamente). Las temperaturas peak alcanzaron los 72°C para esta configuración que suben de los 52-53°C respecto a la configuración stock. Es importante destacar que las memorias se dejaron por defecto, es decir, a las especificaciones que dan según el perfil XMP (3200 MHz 14-14-14-34 2T).

Es importante destacar que la frecuencia del caché ayuda a mejorar el rendimiento en ciertos benchmarks, pero por si sólo no entrega mucha mejora. Otro aspecto a considerar en X299 es el valor del Input Voltage que en caso de hacer un OC en esta placa limita el rendimiento aunque hayamos hecho el mismo aumento de frecuencias.

Los benchmarks que más aprovecharon este aumento de frecuencia fueron aquellos que utilizan instrucciones AVX, ya que en dichos casos (por defecto) el CPU no sube más allá de los 3600 MHz en modo Turbo. Distinto es el caso de aplicaciones como Cinebench que mantuvieron una frecuencia Turbo de 4000-4100 MHz o algunas mono núcleo (como Super PI) donde la frecuencia de CPU se mantuvo a 4200-4300 MHz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Conclusiones

Sin duda, el i9 7900X es un procesador muy potente que dará de que hablar debido a su gran potencia en términos de núcleos, pero queda cojo por el lado del costo asociado del mismo y la plataforma necesaria para armar algo así. Considerando placa madre, un buen Quad Channel DDR4 y un CPU i9 podemos estar bordeando los CLP $1.500.000, sin contar el resto de componentes como gabinete, fuente de poder y tarjeta gráfica, mientras quienes se vayan por una plataforma 1151 para juegos pueden obtener el mismo desempeño por ese precio pero tener un PC armado con una gráfica tope de gama como una GTX 1080Ti.

Cabe destacar que los procesadores de la plataforma 2066 incluyen más canales PCIe. 44 canales son más que suficientes para poder armar una configuración Tri/Quad SLI o CF de forma exitosa asegurando que no haya cuello de botella a nivel de los puertos PCIe. En caso de querer sólo dos tarjetas de vídeo, ambas podrán funcionar a 16x c/u.

Los fanáticos de AMD considerarán el costo de la plataforma versus utilizar Ryzen o Threadripper, ambos productos sumamente competitivos pero que requieren una configuración manual avanzada para obtener el mayor desempeño del producto ya que la diferencia de un equipo AMD con configuración stock versus la misma máquina optimizada pueden tener una mejora drástica en su desempeño.

¿Quiénes deben ir por un Core i9-7900X? Principalmente usuarios avanzados que requieren una alta cantidad de núcleos para realizar tareas pesadas o ejecutar muchos programas a la vez y prefieren una solución donde todo funciona en vez de tener que jugar con optimizaciones a nivel de BIOS para alcanzar su máximo potencial, aunque esto tiene un costo el que es una plataforma mucho más cara que lo que costaría un sistema equivalente en AMD.

 

Contenido Relacionado

Síguenos en Facebook

Síguenos en Redes Sociales

Compra y Vende Hardware

Compraventa de hardware Tecnius

Comentarios Recientes